“Es imposible elegir solo un disco de su carrera porque fue un artista con una dualidad clásico- vanguardista”
RPNews. La Fundación SGAE ha presentado hoy en Málaga ‘Enrique Morente. La voz libre’, tercera edición, ampliada y revisada, de la biografía que el periodista y crítico musical Balbino Gutiérrez escribió sobre la figura del cantaor granadino Enrique Morente (1941-2010) en 1996 y que ya reeditó en 2006. Una obra que, en palabras de su autor, nace de la necesidad de “culminar una trayectoria musical y cerrar un ciclo que acabó de manera traumática”. A la presentación con medios en los jardines del Museo Picasso Málaga han asistido la hija del creador, Estrella Morente; el autor de la publicación, Balbino Gutiérrez; el director general de la Fundación SGAE, Xosé L. Canido; y el director artístico del Museo, José Lebrero.
Fruto de un perseverante trabajo de investigación y estudio, el volumen reúne testimonios del maestro, sus reflexiones cotidianas, analiza su discografía y repertorios, recuerda sus conciertos y colaboraciones con otros músicos, recoge 800 artículos periodísticos, entrevistas con personas cercanas al artista y numerosas fotografías que recorren su carrera profesional desde los años 60. Una recopilación completa e integradora que permite conocer la figura de uno de los referentes de la historia del flamenco.
“Cuando se plantea este libro, Morente aún no era el maestro que es ahora”, explica su autor, Balbino Gutiérrez. “Tenía detractores y el rechazo de algunos críticos y poderes fáticos del flamenco. Publicar esta obra fue un desafío y nunca partimos del elogio al genio si no de poner en valor el arte de una persona que sufría el ataque de sectores ortodoxos del flamenco”, remarca.
El éxito del libro ante el público, la crítica, que lo consideró una de las publicaciones más completas del artista, y sobre todo el tiempo, le dio la razón. Hoy, 22 años después, Morente está considerado uno de los grandes renovadores del flamenco.
Irreverente y renovador
Más de 700 páginas conforman este volumen que “celebra al artista en vida, que desapareció en el momento más prestigioso de su carrera”, narra su pasión por la poesía y el arte, sus influencias, su pensamiento sobre el flamenco y la sociedad y también sus enfrentamientos con aquellos que le consideraron un heterodoxo del flamenco.
“Morente era rebelde y tuvo la osadía de mover el flamenco, de no ser un artista conformista  y adaptarlo siempre a su sentimiento. Eso le provocó conflictos con los que creen que el flamenco debe ser una repetición de los cánones estrictos. Su osadía no gustaba a algunos, pero al final venció y convenció”, afirma.
Casado con la bailaora Aurora Carbonell, tuvieron dos hijas y un hijo: Estrella, Soleá y José Enrique, Kiki, que han continuado los pasos artísticos de su padre. Nacido en Albaicín (Granada), el cantaor aprendió del arte de su madre y de artistas locales como Juanillo el Gitano, Cobitos o la familia Habichuela. En su carrera hay discos imprescindibles como Cante flamenco (1967), Homenaje flamenco a Miguel Hernández (1971), Se hace camino al andar (1975), Homenaje a D. Antonio Chacón (1977) Despegando (1977), Cruz y Luna (1983), Sacromonte (1982), Esencias flamencas (1988), Morente sueña la Alhambra (2005), Pablo de Málaga (2008) y Llanto(2010).
Comenta la noticia