RPNews

  • El director mexicano ha reivindicado que “ser falibles e imperfectos es lo más bello que puede ocurrirnos”

El director mexicano Guillermo del Toro ha sido el gran protagonista de la jornada del sábado en el 21 Festival de Málaga. El reconocido cineasta ha recogido el Premio Málaga -SUR de esta edición del Festival reivindicando que con “el cine fantástico se puede hacer poesía”, con una sentida intervención en la que ha reivindicado el valor de los monstruos como “santos patrones de lo imperfecto” y con la que ha puesto en pie al público que ha llenado el Teatro Cervantes.

La gala ha estado presentada por la actriz Paz Vega que ha definido como “monstruo con muchas cualidades positivas” al carismático director. La actriz ha destacado la fuerza de Del Toro para mostrarse siempre “de manera fiel” a su manera de entender el cine. Vega también destacó la capacidad del mexicano para combinar la fantasía y la realidad y destacó el uso de los monstruos como un reflejo de nuestros miedos. La presentadora también recordó que se cumplen ahora 25 años del premio que recibió el director en el Festival de Sitges.

Precisamente este aniversario ha servido a Del Toro para “celebrar los 25 años de este evangelio de los monstruos”, como ha definido el realizador a su carrera. Del Toro ha recordado el valor de estos personajes para “perdonarse y quererse como son” y ha considerado que “ser imperfectos y falibles es lo más bello que puede ocurrirnos”, momento que también ha despertado una ovación entre el público.

El director ha destacado su “relación fundacional” con el cine español. “Aquí en España recuperé la fe en la vida y en el cine”, explicó el director que situó dos de las películas realizadas en España, El espinazo del diablo y El laberinto del fauno, entre sus tres favoritas; un listado que se abre con su última creación, la oscarizada La forma del agua.

La gala ha contado con muchas sorpresas, como la presencia de Marisa Paredes y Ron Perlman para entregar la Biznaga al director mexicano. Previamente han subido al escenario cinco intérpretes con los que el director ha tenido una relación especial. Eduardo Noriega, Irene Visedo, Ivana Baquero, Fernando Tielve y Santiago Segura han tenido oportunidad de compartir con los espectadores el cariño y las anécdotas que les unen a Guillermo del Toro, que se ha mostrado muy agradecido.

También han participado en la gala, aunque desde la distancia por motivos de agenda, otras dos intérpretes que han compartido trabajos con el director, Ariadna Gil y Maribel Verdú, que han podido mandar un emotivo saludo a Del Toro.

Comenta la noticia