Pobre hombre

Porque yo lo digo