RPNews

La fresquita no está para tomarse un baño, pero las noticias que han aparecido en algunos medios de comunicación sobre la finalización de la concesión centenaria, y otras cuitas, con los recientes explotadores de las instalaciones de restauración, y el lógico deseo de éstos de conseguir una ampliación, por la administración de Costas, del  periodo de aprovechamiento, que  curiosamente mantienen en contenciosa duda frente a la Junta de Andalucía.

Éstas, más que en uno de los medios, en su habitual recordatorio de noticias de hace 25 años, incluía la deseada presentación del Plan de Actuación sobre los Baños del Carmen. Un divorcio de plata de los malagueños con el viejo balneario, que empiezan de nuevo las administraciones a tratar de arreglar.

A mí, cómo se puede deducir, lo último que se me ocurre buscar en los periódicos son noticias de hace veinticinco años, porqué, ¡lagarto, lagarto…! aunque la fortuita coincidencia me llamó más la atención que a los editores.

Quizás los encontronazos históricos entre las pretensiones de la explotación por los concesionarios frente a las administraciones públicas responsables, las batallitas entre las mismas, las carencias presupuestarias, en algunos momentos,  con la gran excepción inversora de la  llamada “década prodigiosa”, que lideró la ministra Magdalena Álvarez, han sido el impedimento para que se continúe con ese parche urbano  de los Baños del Carmen en la Ciudad del Paraíso.

Rememoro, la cruzada entre el Ayuntamiento de Málaga y Costas, dónde el director general del organismo costero, Sr. Palao, en una misiva a Pedro Aparicio, intentó hacerse eco contra nuestro gobierno municipal, de una leyenda urbana, promovida por un ex concejal del PP, sobre unas retorcidas intenciones especulativas en el proyecto de recuperación, quizás no conocía al alcalde, y su más alto sentido de la honorabilidad pública, la carta de respuesta, que pude conocer, era un modelo de declaración institucional de nuestra postura, con toda su mala lactosa y sin desnatar. Curiosidades de la vida, me he encontrado en la red al precitado señor, nombrado en varios importantes cargos en Fomento durante el gobierno del presidente Zapatero.

Mientras le echo espray del chino a mis magdalenas de proustianas, recuerdo mis añorados baños de la infancia llevados por una prima mayor, cuando en esa  playa   los chicos y las chicas estaban separados, por una barrera de moral católica para bañistas: allí se me mezclaba el olor a mar, a alquitrán, a aceites protectores de arrugas interminables, a la herrumbre de las perchas y las duchas, y a la benefactora emanación de los eucaliptos.

Creo que el rescate de la concesión de los Baños del Carmen, sea el momento procesal oportuno, para desarrollar el proyecto ciudadano deseado, consensuado entre la Junta y el Ayuntamiento, sin ninguna hipoteca o ajena intromisión, y que sus instalaciones de hostelería salgan a concurso público con todas las de la ley.

Curro Flores

@curroflores1952

 

 

Comenta la noticia